/ 0 Comentarios / 135 Visitas

Como la IA emocional hará más inteligentes nuestros smartphones

Mar 29 / 2018 12:00AM
inteligencia artificial emocional mobils

“Su hijo le enseña su colección de mariposas, incluyendo el bote para matarlas. Cómo reaccionas?” Esta es una de las preguntas que incluye el test de Voight-Kampff dentro de la famosa novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick. Esta prueba está diseñada para desencadenar una respuesta emocional cuando el sujeto es humano y una falta de empatía cuando es un androide.

Dejando de lado la ficción, tal como vimos hace un par de semanas, la IA emocional es actualmente una de las últimas fronteras dentro del mundo de la computación. Cada día es más sofisticada y pretende dotar a nuestros dispositivos de una parte emocional para lograr relaciones mucho más naturales entre los humanos. En cuestión de pocos años, todos los smartphones de gama media y alta contarán con esta tecnología y por este motivo, hoy queremos profundizar y ver más detalladamente algunos de los usos potenciales que tendrá:

A través de cámaras se podrán captar cambios en nuestros gestos o expresiones faciales y con micrófonos percibir variaciones en el tono de voz o del volumen. De esta manera los dispositivos podrán identificar nuestro estado de ánimo y por ejemplo, filtrar noticias de forma que las más negativas queden escondidas cuando detecte que estamos pasando por un mal momento. Recomendarnos una canción que nos gusta o sugerirnos llamar alguien cercano, serán algunas de las acciones programadas en nuestro smartphone para hacernos sentir mejor. Más allá de las emociones, también podrán reconocer estados físicos gracias a dispositivos como los eye-trackers que recogen información a partir de la dilatación y el seguimiento de las pupilas. En momentos de fatiga o cansancio, nos recomendará parar cuando estemos conduciendo. A partir de esta gran base de datos que nuestro teléfono móvil irá creando, podrá reconocer a su propietario, por lo que las contraseñas quedarán totalmente obsoletas y sustituidas por nuestros patrones de comportamiento. Nuestra manera de caminar o la presión que ejercemos sobre la pantalla, es un distintivo personal de cada uno y nuestro smartphone lo podrá utilizar para identificarnos.

Con el paso del tiempo la IA emocional llegará a muchas otras ramas como el mundo de los videojuegos, la publicidad y en las películas, adaptando el argumento en función del estado emocional del observador. Todo ello, parece que llegará en cuestión de poco tiempo y pasará a ser una tecnología muy presente entre nuestras vidas y entre los androides.

Leave a reply

Subscriu-te a la newsletter